AZeta Shop

Bien podría tratarse de un título que indique totalidad, es decir, el conjunto de elementos que forman un todo. O la metáfora del principio y el fin, incluso el nombre de la distopía de moda sobre un futuro aterrador. Pero no. Ni siquiera tiene que ver con que ambas letras sean la primera y la última del alfabeto. Se trata de las iniciales de dos amigos que prestaron los mejores años de su frágil juventud al rap, esa expresión hablada que hoy todo el mundo conoce, aunque no siempre fue así:

Artes y Zenit. 


Después de casi dos décadas de compartir amistad, colaboraciones y directos, los dos veteranos se reúnen para dar forma a su primer disco conjunto. Una  producción hecha con mucho cariño y sin limitaciones. Un disco ambicioso, de corte actual, que  transita el mejor momento vital de sus protagonistas.  Dos voces consolidadas, de estilo muy personal. 


El disco supone el regreso de Zenit tras diez años de silencio musical, circunstancia celebrada por los aficionados que han reclamado su regreso continuamente. Una voz firme que impacta y no deja indiferente a nadie. Sus temas, que no han dejado nunca de sonar, son como conversaciones despreocupadas, como confidencias disparadas.


Artes no ha dejado de experimentar en el espectro de la música urbana, más allá de los límites del hip hop tradicional del pasado. Su rap es claro y profundo y se apoya en letras concienzudas.Participa plenamente en varios proyectos de distinto enfoque ( Breitners, Crew cuervos, festival de jazz…)


Uno es pragmático, el otro visceral, mucho. La frescura de Zenit, la habilidad de Artes… Juntos se acomodan en el discurso del ego, de la competición, de la jactancia y la vanidad. Se trata de hip hop, ni más ni menos. Pero también relatan sus sueños, algunos miedos y un buen número de detalles de sus vidas. 


El disco aporta guiños a la vieja escuela. Una clara evolución musical en las producciones, sin diferencias determinadas señas de identidad como los instrumentos clásicos de cuerda (producciones de Frank T para Zenit) y el imprescindible par de caja y bombo. Rap clásico de corte tradicional y bases muy variadas: del underground más oscuro a lo beats más reconocibles del género. 



AZ es un testamento vital, una revelación enganchada a los silencios de dos voces compartidas.


Fdo. César Cid, amigo, amante de la música, locutor y una energía que nunca se debe de apagar.

Keep shopping